Gamer Report Triple Salto (Nuevo)


Nuevo

Gamer Report Triple Salto (Nuevo)

No disponible en estos momentos

7,99
Precio IVA incluido.

Correr, saltar, alcanzar la plataforma, repetir: la mecánica del juego de plataformas es el paradigma del fácil de entender, difícil de dominar. Es el género con el que muchos echamos los dientes desde nuestra más tierna infancia, manejando a coloridos personajes por llamativos escenarios mientras intentamos superar toda clase de enemigos y peligros. A montar en bici aprendes cayéndote, y a jugar aprendes comiéndote pozos sin fondo y fosos de pinchos. Pero el plataformas es, y da para, mucho más: en él caben delirios de preciosismo artístico, puzles desafiantes, acción desbordada, misterio, terror… Podríamos hasta atrevernos a calificarlo de macrogénero, si aceptamos tal concepto; o, más bien, de género mutante, capaz de adoptar los rasgos que más le hagan falta en cada iteración.

Y, además, no es de esos géneros que pasan de moda. Puede tener temporadas de menor popularidad, pero siempre acaba volviendo con fuerza. Y si resulta difícil de creer, basta con ver el remaster de ‘Crash Bandicoot’, haciendo caja mucho más allá de las expectativas más optimistas de los trajeados de Sony. Mientras esperamos la vuelta de Spyro, Sir Fortesque y a saber si ‘Ape Escape’, el revival plataformero va más allá de anécdotas puntuales como ‘Yooka-Laylee’ o ‘Super Lucky’s Tale’. Para algunos, se trata de pasar el cepillo a la nostalgia; otros estamos viendo, por joyas como ‘Super Mario Odyssey’, que simplemente el plataformas es un género inmortal, ajeno a marcos y modismos.

Triple salto // El género inmortal es una zambullida de cabeza con doble tirabuzón en las profundas aguas de las plataformas, que ocultan secretos hasta para aquéllos que, como muchos de los que leéis esto, lleváis desde que cogisteis un mando por primera vez brincando sobre obstáculos. Quizá es ahí donde reside el encanto de las plataformas: en esa engañosa sencillez de la que hablamos al principio, que es capaz de albergar una complejidad casi ilimitada en los entresijos de sus saltos, desafiando al tiempo a nuestros reflejos y a nuestro cerebro. Tal vez por ello es uno de esos géneros que, pese a los avatares del mercado y el caprichoso vaivén de los gustos populares, siempre ha conservado una salud envidiable. En el fondo, ¿importa la razón? Nos lleva acompañando desde nuestra tierna infancia, y seguirá junto a nosotros hasta que la tumba nos reclame; y eso, querida audiencia, bien merece un monográfico como el que ponemos ahora a vuestro alcance.

Examine esta categoría: Libros y Revistas